RADIO EN EL OLIMPO

26-08-2018

#RadioEnElOlimpo

Es estupendo esto de vivir en un tejado y hablar por la radio. Uno, que no es nadie, de repente se instala en el Olimpo de los comunicadores. Así, si más, con una emisora montada con piezas de los chinos, comparto el paraíso de las ondas con los dioses Losantos, Herrera, Otero y otras viejas glorias. Me diréis: no es lo mismo, ellos tienen miles, millones de oyentes. No lo niego, pero en el fondo la esencia es la misma. Nos colamos en tu casa, hablamos y otros nos escuchan, mientras; hacen otras tareas o descansan. Yo no tengo a Alfonso Rojo, no tengo a Inda, no tengo a Raola, no tengo a cien mil partidarios de Franco ni un millón de podemitas escuchando mis consignas. No tengo colaboradores a sueldo ni invitados remunerados. No pagamos caches ni Mila Ximenez nos hace una croqueta en directo. Rodríguez Menéndez no nos dice aquello de: ¡So cerda lávate que te huele el sobaco!.
Pero tenemos micros y voces que los sostienen. Tenemos capacidad para emitir y receptores para escucharnos. También tenemos vergüenza, sentido del humor y compromiso contra la injusticia. Tenemos a Coto Matamoros que nos señala el camino de la comunicación pura, sin concesiones y en armonía con el arte de la radio. Tenemos colaboradores con la preparación e inteligencia de la cual carecen el 90% de los tertulianos de profesión. Tengo a Jesús Quintero por referente al que acudo cuando mi mediocridad radiofónica me traiciona. Por si todo esto fuera poco, tenemos a un grupo de locos que nos escuchan. Por si no lo sabíais nos autodenominamos Voladores, y nuestro objetivo es reír, llorar y soñar.
Compañeros próceres del Olimpo: yo de momento y por si me necesitáis, estaré en aquel rincón, allí arriba, en el tejado.

Hoy hablamos del Dluxe, los pacientes hospitalarios, las pelis porno y de despertar de esta conjura del estado contra los ciudadanos. No creo en las derechas ni en las izquierdas, creo en los ricos y en los pobres, en los corruptos y en la gente decente. Ni tengo rey ni soy vasallo, ya cada cual opina lo que más le convenga y "baja las escaleras como quiere".

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.